aaaaarte

Array ( [page] => 0 [year] => 2009 [monthnum] => 1 [name] => richar-serra [category_name] => agenda [error] => [m] => [p] => 0 [post_parent] => [subpost] => [subpost_id] => [attachment] => [attachment_id] => 0 [static] => [pagename] => [page_id] => 0 [second] => [minute] => [hour] => [day] => 0 [w] => 0 [tag] => [cat] => [tag_id] => [author] => [author_name] => [feed] => [tb] => [paged] => 0 [meta_key] => [meta_value] => [preview] => [s] => [sentence] => [title] => [fields] => [menu_order] => [embed] => [category__in] => Array ( ) [category__not_in] => Array ( ) [category__and] => Array ( ) [post__in] => Array ( ) [post__not_in] => Array ( ) [post_name__in] => Array ( ) [tag__in] => Array ( ) [tag__not_in] => Array ( ) [tag__and] => Array ( ) [tag_slug__in] => Array ( ) [tag_slug__and] => Array ( ) [post_parent__in] => Array ( ) [post_parent__not_in] => Array ( ) [author__in] => Array ( ) [author__not_in] => Array ( ) [ignore_sticky_posts] => [suppress_filters] => [cache_results] => 1 [update_post_term_cache] => 1 [lazy_load_term_meta] => 1 [update_post_meta_cache] => 1 [post_type] => [posts_per_page] => 420 [nopaging] => [comments_per_page] => 50 [no_found_rows] => [order] => DESC )
  • aaaaarte en Twitter
Viernes, 17.11.2017


Richar Serra

Por Redacción | 11.1.2009
Richar Serra

Richar Serra. Paths & Edges. 2007. Aguafuerte 65x100

Texto de la Galería

La Caja Negra presenta la última serie de obra gráfica realizada por Richard Serra. A estas alturas y después de la gran exposición retrospectiva de su obra en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, la importancia y la calidad del trabajo de Serra son incuestionables. A lo largo de toda su trayectoria, Serra ha buscado atravesar las limitaciones físicas de los medios y materiales con los que ha trabajado, y su obra gráfica da cuenta de ello. Si en una serie tan emblemática como The Arc of the Curve –que se expuso también en La Caja Negra en la primavera de 2005- el artista explotaba el tamaño y la presencia física de sus grabados, en Paths & Edges se entrega a la experimentación con la textura y la materialidad de la obra. De dimensiones más humanas, estas piezas siguen siendo monumentales. Todas representan un sector de una curva, bastante más cerrado que en series anteriores en donde los segmentos parecían casi rectas, que ha sido estampado con una importante carga de tinta lo que los dota de una textura escultórica. El “terminado” de la impresión, lleno de manchas y salpicaduras, remite a los procesos y materiales a los que el artista ha recurrido desde sus primeros trabajos: plomo, acero, hierro forjado, todos partícipes de una modernidad industrial que se aleja de lo leve y de lo efímero. La exposición se complementa con la revisión de algunas piezas pertenecientes a series anteriores y que en conjunto demuestran el compromiso de Serra con los soportes gráficos y la importancia del conjunto de sus propuestas. Richard Serra (San Francisco, 1939) uno de los artistas más importantes del presente, ha desarrollado en paralelo a sus monumentales esculturas uno de los conjuntos más importantes con los que cuenta la gráfica contemporánea. Nacido en San Francisco en 1939, Serra se licenció en filología inglesa por la Universidad de California en Santa Barbara, y posteriormente en Bellas Artes por la Universidad de Yale en 1964. Pasó los dos años siguientes estudiando en París e Italia antes de establecerse en Nueva York en 1966. Durante 1967 y 1968 se dedicó a explorar una lista de verbos, como “salpicar”, “enrollar”, “apoyar”, “cortar” y “doblar”, que describen muchos de los procesos utilizados por el artista a lo largo de su carrera, utilizando sus propias manos o mediante métodos de fabricación industriales. Serra realizó muy pronto obras en las que lo esencial era el proceso. Utilizando materiales poco frecuentes, como el caucho, que colgaba en tiras en las paredes de las galerías, y plomo fundido, que arrojaba en el ángulo entre la pared y el suelo, Serra dedicó especial atención al proceso mediante el cual se forman los materiales, y también a sus reacciones ante condiciones externas como la gravedad o la temperatura. Considerando que estas primeras obras seguían teniendo mucho de la tradicional relación de figura-fondo con el suelo o la pared, Serra, en 1969, empezó a moverse en otra dirección. Con su obra, hoy en día icónica, One Ton Prop (House of Cards) formada por cuatro planchas de plomo que mantienen la verticalidad por la fuerza de su propio peso al apoyarse unas sobre otras, Serra empezó a interesarse por la naturaleza tectónica de la escultura. Al igual que con las obras que reflejaban el proceso de su creación, seguía siendo visible la naturaleza de su construcción. Desde 1970 Serra ha trabajado sobre todo en acero, un material asociado habitualmente con la arquitectura y la ingeniería, disciplinas en las que el artista han buscado una comprensión de los orígenes de la escultura. Con la introducción del acero como material, la escala de su obra aumentó de manera espectacular. Ya no podían seguir considerándose objetos discretos; su significado y composición no pueden separarse del entorno, y el espectador no puede verlos como un todo sin un examen peripatético. Las recientes series de Serra en las que alude a curvas, elipses y torsiones siguen ligadas al vocabulario artístico que ha ido desarrollando durante los últimos treinta años, pero refleja también un giro importante. Aunque hasta ahora el aspecto físico del espacio ha sido una preocupación constante para el artista, en estas nuevas obras el espacio se convierte en su material. Para expresarlo en palabras de Serra: “En la mayoría de las obras anteriores yo conformaba el espacio entre el material que estaba manipulando, y me centraba en la medida y colocación de la obra en relación con un contexto dado. En estas obras, por el contrario, empecé con el vacío, es decir, empecé con el espacio, empecé de dentro hacia fuera, no de fuera hacia dentro, para poder encontrar la piel”. La Caja Negra ha presentado desde el año 2000 todo el trabajo gráfico de Serra en España.

Comenta