aaaaarte

Array ( [page] => 0 [year] => 2012 [monthnum] => 7 [name] => david-hockney-una-vision-mas-amplia [category_name] => expo [error] => [m] => [p] => 0 [post_parent] => [subpost] => [subpost_id] => [attachment] => [attachment_id] => 0 [static] => [pagename] => [page_id] => 0 [second] => [minute] => [hour] => [day] => 0 [w] => 0 [tag] => [cat] => [tag_id] => [author] => [author_name] => [feed] => [tb] => [paged] => 0 [meta_key] => [meta_value] => [preview] => [s] => [sentence] => [title] => [fields] => [menu_order] => [embed] => [category__in] => Array ( ) [category__not_in] => Array ( ) [category__and] => Array ( ) [post__in] => Array ( ) [post__not_in] => Array ( ) [post_name__in] => Array ( ) [tag__in] => Array ( ) [tag__not_in] => Array ( ) [tag__and] => Array ( ) [tag_slug__in] => Array ( ) [tag_slug__and] => Array ( ) [post_parent__in] => Array ( ) [post_parent__not_in] => Array ( ) [author__in] => Array ( ) [author__not_in] => Array ( ) [ignore_sticky_posts] => [suppress_filters] => [cache_results] => 1 [update_post_term_cache] => 1 [lazy_load_term_meta] => 1 [update_post_meta_cache] => 1 [post_type] => [posts_per_page] => 420 [nopaging] => [comments_per_page] => 50 [no_found_rows] => [order] => DESC )
  • aaaaarte en Twitter
Jueves, 22.2.2018


David Hockney. Una Visión más Amplia

Por A. G. Abella | 14.7.2012


Obras de la exposición
Sitio Web

a
Comisarios: Marco Livingstone (independiente) y Edith Devaney (Royal Academy of Arts)
Patrocina: Iberdrola. Colabora: Nec
a
Organizada por la Royal Academy of Arts en colaboración con el Museo Guggenheim Bilbao y el Museum Ludwig de Colonia
Itinerancia:
· 21 jan-9 apr 2012 >David Hockney RA: A Bigger Picture . Royal Academy
· 27 nov 2012–03 feb 2013 >David Hockney: A Bigger Picture . Museum Ludwig, Cologne
a

· Entradas: Adulto 13.00€, Jubilado 7.50€, Estudiante (< 26 años) 7.50€, Niño (< 12 años) Gratis.
· Por Internet: EuromusLink
· Catálogo: 45,00 €
· Posters: 29,00 €. Artículos David Hockney: Fundas de gafas: 15,00 €; Tazas: 15,00 €; Bandeja: 39,00 €; Bolsos: 80,00 €/19,00 €
……………………………………………………………………………………………………………………………….

Hockney ante 'The Arrival of Spring in Woldgate, East Yorkshire in 2011'. Óleo sobre 32 lienzos, parte de una obra de 52 piezas / © David Hockney-guggenheim-bilbao

Hockney ante ‘The Arrival of Spring in Woldgate, East Yorkshire in 2011’. Óleo sobre 32 lienzos, parte de una obra de 52 piezas / © David Hockney-guggenheim-bilbao


David Hockney e
s el “artista británico más influyente de todos los tiempos” según una encuesta realizada entre mil pintores y escultores británicos (Independent, 23.11.2011)

La lista de los Top Ten quedó así:

1. David Hockney
2. J.M.W. Turner
3. Grayson Perry
4. Francis Bacon
5. Jack Vettriano
6. Lucian Freud
7. Thomas Gainsborough
8. Sir Peter Blake
9. Banksy
10. Stanley Spencer

Sorprendente resultado.
Y polémico.
Entre los diez primeros no hay sitio para l´enfant terrible de los 90, Damien Hirst. A pesar de los intereses del mercado y de las ventas millonarias, los encuestados castigaron a los representantes del ‘Young British Artists’, el movimiento-marca que inventó Charles Saatchi para promocionar el arte joven británico. Ningún lugar para Hirst o para la controvertida Tracey Emin.

La polémica estaba servida. Las grandes exposiciones anunciadas para el año 2012, Hockney en la Royal Academy y Hirst en la Tate Modern, vinieron precedidas por una campaña mediática en la que la rivalidad artística entre ambos se inclinó claramente a favor de Hockney.

Pocos días antes de la inauguración, Hockney aparecía en el nº 1 de la lista de filántropos británicos que confecciona anualmente la Charities Aid Foundation y que publica el Sunday Times a bombo y platillo. En el último año Hockney donó solo en obras de arte 95M€ y otros 950.760€, en dinero contante y sonante, para mantener las actividades de su fundación.
Y, por si fuera poco, es además el principal donante de Los Angeles County Museum of Art (Ver Los Ángeles Times + Los Angeles Times)

Siguiendo la marea a su favor, Hockney hizo unas declaraciones (Radio Times, 3.01.2012) a propósito de la inauguración de su esperada muestra en la Royal Academy. “Todas las obras expuestas han sido realizadas por el artista, personalmente”. ( “All the works here were made by the artist himself, personally”). Estas palabras, que figuraban en el catálogo y se advertían en la entrada a la exposición, reivindicaban claramente el trabajo artesanal, personal, frente a la producción de obras en serie por talleres encargados de su realización. Como hace Hirst.
David Hockney lo explicaba: “En las escuelas de arte se solía enseñar el trabajo artesano, pero lo que no se podía enseñar era la poesía. Ahora los términos están alterados, se intenta enseñar la poesía pero no el trabajo artesanal”. “Para pintar hacen falta tres cosas, el ojo, la mano y el corazón. Con dos sólo no es suficiente”.

Los medios de comunicación, ávidos de titulares, utilizaron estos comentarios para alimentar una polémica que los mismos artistas se encargaron de enfriar. Muy british, muy polite, Hockney recogió velas explicando que sólo se trataba de bromas, mientras que Hirst no se dió por aludido.
Pero la campaña paralela ya estaba en marcha. La maquinaria mediática rodaba y, si todo esto valía para aumentar las visitas a las exposiciones, para subir la expectación y con ello las entradas, buena era la disputa, real o no. Total, todo quedaba en casa.

Hockney en Bilbao
A su llegada al museo Guggenheim nada trascendió de toda esta controversia. Lejos de discusiones estéticas, ocupados por temas más prosaicos (subvenciones, recortes, cierres, despidos) los diarios españoles apenas se hicieron eco de estos enfrentamientos.
Con el patrocinio de Iberdrola, se inaugura la exposición con artista en la foto oficial y Manuel Marín, presidente de la Fundación Iberdrola, ejerciendo de anfitrión. Un poco desangelada, descontextualizada de la literatura que la ha acompañado, la exposición llega a España.
Pero algo es algo, bienvenido Hockney. El último Hockney.

Manuel Marín, presidente de la Fundación Iberdrola, en el centro, junto al artista David Hockney y, a su lado, Edith Devaney, Comisaria de la Royal Academy. Les acompañan, de izq. a dch: Antonio Rivera, viceconsejero de Cultura del Gobierno vasco, Josune Ariztondo, diputada de Cultura de Bizkaia, Iñaki Azkuna, alcalde de Bilbao y Juan Ignacio Vidarte, director del Museo Guggenheim Bilbao, en la inauguración de la exposición / Foto © Imágenes de Iberdrola


David Hockney

No soy antisocial, soy más bien asocial”.

No se ven postes eléctricos ni demasiados carteles, apenas hay tráfico, ni personas. La comarca de los Wolds queda en una esquina vacía de Gran Bretaña, no coge de paso para ningún lugar. Desde hace unos años, Hockney ha cambiado su residencia de Los Ángeles a Bridlington, una pequeña ciudad del mar de Norte, muy cerca de su ciudad natal. Después de un cuarto de siglo viviendo en California, Hockney como hizo Constable, vuelve a casa. La casa que él mismo le compró a su madre y ha convertido ahora en su vivienda, estudio y refugio, un lugar apartado donde poder trabajar lejos de los centros de moda. Como Constable, vuelve, para pintarlos, a los paisajes que le acompañaron en su juventud.

La mayor parte de la gente no se percata de esa belleza, porque ni siquiera llegando a Bridlington por la carretera desde Yorkshire del Oeste se llega a divisar más que unos pocos prados. Los Wolds son colinas calizas. Nadie se sale de la carretera principal; si lo haces, serás el único coche de las inmediaciones. Es muy raro cruzarse con otro, a no ser algunos tractores que pasan de vez en cuando. Puedo llevarme lienzos enormes, nunca me encuentro con nadie. Alguna vez que otra aparece un granjero que se detiene a charlar o a mirar. Yorkshire del Este es una comarca bastante despoblada en general. No hay ciudades grandes. La capital del condado y Bridlington están en una carretera que no lleva a ninguna parte”.

David Hockney pintando del natural “The Road to Thwing, Late Spring”, en mayo 2006 / Foto: Jean-Pierre Gonçalves de Lima

Un artista no es ajeno al lugar donde vive y Hockney necesita espacios grandes, él mismo se define como claustrofóbico y necesita aire. Lucien Freud o Francis Bacon podían trabajar en espacios muy reducidos, caóticos, verdaderas “cuevas”, pero Hockney necesita luz, orden en el material que utiliza, pinceles limpios, bien colocados, pero sobre todo espacio, mucho espacio.

Lucien Freud en su estudio pintando un retrato a David Hockney / Foto: David Dawson

Me encanta tener el mar tan cerca. Cuando sales por la puerta te encuentras con un enorme espacio delante. Adoro contemplarlo cuando salgo a pasear por la playa, me sienta bien. Creemos que hemos encontrado el paraíso”.
El plural  engloba a su pareja, John Fitzherbert que lleva la casa y es muy buen cocinero (chef profesional durante 20 años), y a Jean-Pierre, su mano derecha (un músico con ojos de pintor, el único francés en Brindlington).

Una maciza construcción de ladrillo de los años veinte y grandes ventanales salientes, elegido con ojos de artista, el edifico más bonito del pueblo.
Suelos de madera que crujen al pisar, un antiguo bed&breakfast en el que todavía no se han retirado los números de las puertas de las habitaciones, habitaciones pintadas con fuertes contrastes de color, desde el profundo azul marino al Burdeos. Reproducciones de sus obras por toda la casa. Mensajes como No Fumar y Zona de Fumadores. Hockney es un fumador incorregible y activista por los derechos de los fumadores. Recientemente, en la entrega que le hizo la reina Isabel de la medalla a la Orden del Mérito agradeció el interés que se habían tomado por los viejos fumadores (hace tiempo había rechazado el título de caballero y se había negado a pintar a la reina porque “sólo pinto a la gente que conozco y además estoy muy ocupado pintando árboles”).

Mi idea original era regresar a Los Ángeles, pero no lo hice porque cada vez me parecía más interesante lo que encontraba en Bridlington. Al final me quedé el año entero y me di cuenta de lo hermoso que era el invierno”.

Hockney ha regresado a las colinas de Yorkshire, la plácida campiña en la que trabajó los veranos de su adolescencia. Son los paisajes nada espectaculares que ha dibujado en estos últimos años de todas las maneras posibles, en papel, fax, acuarela, óleo, acrílico, en iPhone, e iPad, y filmado además con nueve cámaras de alta definición simultáneas.

Nov. 7th, Nov. 26th 2010, Woldgate Woods, 11.30 am and 9.30 am / Fotograma de vídeo original © David Hockney

(Vídeo: David Hockney video art / youtube.com)
(Vídeo: Hockney Wolds 9 Cameras  / youtube.com)
(Hockney muestra y explica las grabaciones panorámicas. Estos vídeos pueden verse en la exposición)

David Hockney dirigiendo nueve cámaras, abril 2010 / © David Hockney. Foto: Jean-Pierre Gonçalves de Lima

Temas eternos, técnicas innovadoras. Árboles, puestas de sol, amaneceres, inviernos blancos, campos restallantes en primavera, o como el mismo Hockney dice cuando la primavera alcanza su clímax, “la erección natural”. Árboles, muchos árboles. Enormes.

Fundamentalmente, lo que digo es que nadie está seguro de cómo es visualmente el mundo, de cómo lo ven nuestros ojos. Mucha gente cree saberlo; yo no. Una superficie bidimensional puede copiarse fácilmente en dos dimensiones. Lo difícil es trasladar las tres dimensiones a dos. Se trata de una tarea que implica tomar muchas decisiones. Hay que estilizar la tridimensionalidad, interpretarla o algo por el estilo”.

A medida que el trabajo de estos años fue aumentando, el desván-estudio de la casa se quedó pequeño y Hockney tuvo que alquilar un estudio más grande, un almacén enorme en una vieja fábrica de nada menos que mil metros cuadrados, más parecido a un plató de cine, con un único espacio blanco iluminado de forma natural desde el techo transparente, con tabiques móviles y paredes donde poder visionar sus montajes, como “Árboles más grandes cerca de Warter o/u Peinture sur le Motif pour le Nouvel Âge post-Photographique“, un óleo sobre cincuenta lienzos de 4,5 x 12 metros con el que ha cubierto toda la pared de la sala más grande de la Exposición de la Royal Academy, aunque no lo podamos ver en Bilbao.

Los árboles son la manifestación más poderosa de la fuerza vital que podamos contemplar. No hay dos árboles iguales, como ocurre con los seres humanos. A todos nos diferencia alguna cosa en el exterior. Esto es algo que en el caso de los árboles se aprecia mejor en invierno que en verano. No son nada fáciles de dibujar, especialmente cuando están verdes. Para valorar sus formas y volúmenes es necesario observarlos a una hora determinada. A mediodía es imposible”.

Y el Guggenheim tan blanco, tan moderno y tan frío, se convierte en un gran bosque. Sala tras sala paseamos por el camino que nos propone Hockney. De su mano recorremos los caminos que le convirtieron en lo que es hoy. Árboles y prados, espinos, perifollos… caminamos dentro de bosques, a lo largo de follajes frescos, sintiendo la retama florecida, colores descarados, fuertes, intensos, tan vibrantes como los de sus soleados paisajes californianos.

No estoy seguro de qué critico moderno dijo que ya no se puede innovar en el paisaje. Cuando la gente dice cosas así me empecino en responder: “Estoy segurísimo de que sí se puede”. He reflexionado mucho sobre ello y he llegado a la conclusión de que esa afirmación no puede ser cierta, porque cada generación mira de un modo distinto. Pues claro que se pueden seguir pintando paisajes: los paisajes no se gastan”.

David Hockney está dedicado a pintar y grabar los campos, arboledas y caminos de su infancia. Pero no es nostalgia lo que trasmiten, no hay señal de arrepentimiento, ni cuentas pendientes que zanjar. No hay sentimiento de pérdida o de tristeza. Regresar no significa volver atrás o repetir. Hockney ha vuelto pero para avanzar, en actitud expectante de continuos descubrimientos.

Hockney camina ante ‘Bigger Trees near Warter’ 2007,, el cuadro que donó a la Tate Gallery, donde está instalado. Era la pintura más grande hasta el entonces, cincuenta lienzos ejecutados a plein air. No está en la exposición / Foto: Efe-Felipe Trueba

Soy un fumador feliz. Y me quedo en Bridlington, es un buen lugar en el que ver cómo se te va acabando el dinero. Creo que soy bastante codicioso, pero no por el dinero, pues eso puede convertirse en una carga. Lo que codicio es una vida emocionante. Quiero que sea emocionante a todas horas y el caso es que lo consigo. Es cierto que soy capaz de encontrar emoción en las gotas de lluvia cayendo sobre un charco, cosa que no le ocurre a todo el mundo. Mi intención es disfrutar de esas emociones hasta el día que desaparezca”.

Interior del estudio del artista en Bridlington,  2009 / Foto del catálogo

……………………………………………………………………………………………………………………..

+INFO

+Vídeo: David Hockney RA: A Bigger Picture . Royal Academy / royalacademy

+Fotogalería: Paisajes de la infancia de David Hockney
+Vídeo elpais
+
>David Hockney criticizes Damien Hirst’s use of assistants, claiming it insults skillful craftsmen afp
>David Hockney niega ahora sus críticas hacia Damien Hirst abc
>Damien Hirst: ‘A lo mejor pongo una chapa en la puerta, ‘Hirst e hijos’ para que mis descendientes sigan con los puntitos elmundo
+Hockney makes dig at Hirst’s use of assistants in notes for Royal Academy exhibition guardian
+
+David Hockney homenajea al paisaje en el Guggenheim diariovasco
+El color y los paisajes de Hockney llenan el Guggenheim elmundo
>David Hockney, maestro del iPad elcorreo
+David Hockney talks about his new landscape show FT

+ Hockney’s multi-camera films of the east Yorkshire countryside “could save cinema”  The Guardian, 2011
+ “A tour de force”: Hockney’s high-tech pictures open eyes at Royal Academy by Martin Gayford, chief art critic for Bloomberg News, Jan 2012
+Whatever game David Hockney is playing in his hotly anticipated Royal Academy show eludes me, says Alastair Sooke  Daily Telegraph, Jan 2012
+
>Tate given artworks by David Hockney, Lucian Freud and Rachel Whiteread guardian
+
>David Hockney’s “Fresh Flowers” at the Royal Ontario Museum rom.on.ca

>David Hockney: Paintings 2006–2009  . The Pace Gallery thepacegallery
+
>Cotizaciones findartinfo.com
+
21/02/2012 >Los Reyes de España inauguran la Torre Iberdrola de Bilbao iberdrola.es

2 comentarios | No hay trackbacks

  • A. G. Abella hace una crítica humana y llena de sensibilidad sobre la obra de Hockney y sobre ciertos aspectos de su vida.

  • Junto a Claudio de Lorena mi pintor favorito. Tengo que ir a ver esta exposición. Y todavía más después de leer esta crítica tan certera. Gracias por recordarme algunas cosas y descubrirme otras.

Comenta